El mejor regalo

Querido diario:

Casi siempre fui una estudiante bajo promedio. No tenía las mejores calificaciones. Ni tampoco fui parte de ningún grupo sobresaliente. La verdad es que disfrutaba del bajo perfil que tenía, porque era como si no existiera.

Resultaba fascinante hacer burla de mi aspecto físico por tener la cara llena de pecas y al no tener gracia para interactuar con otros, me aislé en mi propio mundo.

Para mí era muy triste no tener la facilidad de hacer amigos o que se me acercaran y que su primera impresión fuese: que chica tan rara. Mis habilidades sociales eran casi nulas. No lograba hablar sin sentir vergüenza por titubear.

Durante mucho tiempo fue así, hasta que la vida puso en mi camino a Christian, mi profesor de matemáticas. Que, con su corazón de oro, tuvo la paciencia y el cariño para ayudarme a salir de ese pozo. No solo porque no era tan buena con las mates, sino también porque no me creía lo suficientemente buena en nada particular.

No desistió hasta conseguir que realmente me tomara en serio. Me regaló el mejor consejo no solicitado, pero que era vital que lo recibiera:

¡Date la oportunidad de creer en vos misma!

Fue la primera vez que sentí apoyo genuino por parte de alguien.

Para entonces tenía 18 años y no sabía el impacto de ese discurso. De alguien que por primera vez reconocía potencial en mí.

Hoy puedo asegurar que sí, soy bastante rara y mi singularidad me ha permitido estar en una frecuencia solitaria, pero llena de experiencias enriquecedoras.

La principal: haber encontrado en el maravilloso mundo del storytelling, la mejor manera de conocerme, de honrar y de celebrar cada victoria de mi crecimiento personal.

Antes no daba un solo peso por mí, hoy soy mi propio super héroe. Y si logré ese cambio, en parte fue porque alguien me recordó que no debía dejarme para después y sé, que solo los verdaderos amigos hacen eso.

Fotografía del evento de Candelilla Club – Underground

Con cariño para Christian, su alma es parte del firmamento. Tengo la certeza que donde quiera que esté, celebra conmigo este regalo que me hice gracias a él.

Ya no me escondo, ahora me pongo en primer lugar.

Wendy

Autor: Querido diario

Un refugio de conexión humana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s